Rinotaqueitis Infecciosa Bovina (IBR)

Sinonimia

Nariz roja, IBR, RIB, Balanopostitis pustular infecciosa, Vulvovaginitis pustular infecciosa, Meningoencefalitis infecciosa.

Definición

Es una enfermedad infecciosa, aguda, febril y muy contagiosa ocasionada por el Herpes virus Bovino-1 (HVB-1) que reúne a todos los virus que ocasionan rinotraqueitis, vulvovaginitis pustular, balanopostitis, conjuntivitis y meningoencefalitis en los bovinos. Clínicamente se caracteriza por producir trastornos respiratorios, nerviosos y reproductivos con infertilidad y abortos.

Etiología

El herpes virus bovino tipo 1 pertenece a la familia Herpetoviridae, siendo similares entre sí los virus que producen la rinotraqueitis infecciosa (IBR), la vulvovaginitis pustular infecciosa en las vacas (VPI) y la balanopostitis infecciosa en los machos (BPI). Aunque existen en el campo cepas con afinidad tisular diferente (tejidos respiratorio, genital, nervioso). El agente puede alcanzar mayor virulencia después del pasaje rápido a través de varios animales. El virus está presente en las secreciones nasales y oculares de bovinos infectados, en los tejidos y líquidos placentarios de vacas que abortan, en los tejidos de fetos abortados y en el cerebro de los terneros afectados con encefalitis.

Epizootiología

La enfermedad no tiene una tasa de mortalidad elevada (excepto en la forma nerviosa en terneros) pero las pérdidas ocurren por las bronconeumonías secundarias, abortos, pérdida de neonatos, menor producción de leche y deterioro del estado general de los animales afectados. En la forma respiratoria, la tasa de morbilidad es elevada y la de mortalidad es baja. La incorporación a un rodeo de animales enfermos o portadores subclínicos suele preceder el estallido de un brote, pues éstos pueden eliminar virus por saliva, materia fecal, exudados genitales, respiratorios (aerosoles expulsados con la tos), líquidos placentarios y fetos abortados. Estos elementos contienen altas concentraciones de virus, pudiéndose transmitir por contacto directo, monta o inseminación artificial. Las puertas de entrada para un huésped susceptible son las vías respiratoria, digestiva y genital. Este virus posee la capacidad de permanecer en latencia en forma indefinida en el huésped, en los ganglios nerviosos regionales (sensoriales y autónomos) ?escondiéndose? así del sistema inmunitario siendo el fenomeno más importante en IBR; pero, cuando aparecen condiciones estresantes como el destete, parasitosis, cambios bruscos de alimentación, traslados prolongados, hacinamiento, temporales persistentes, tratamientos con corticoides, alteraciones del metabolismo ruminal por dietas con alto contenido protéico, infecciones virales intercurrentes como DVB, intoxicaciones alimentarias, etc. se produce un fenómeno de reactivación viral, replicándose en las mucosas, con o sin aparición de lesiones pero con reexcreción de virus al ambiente (animales diseminadores), contagiando a otros animales y originando nuevos brotes. Por otro lado, este virus ejerce un efecto inmunosupresor sobre el huésped, haciéndolo más susceptible frente a invasiones bacterianas secundarias que complican el cuadro respiratorio con neumonía, por lo que ante la sospecha o confirmación de la enfermedad es conveniente tratar los afectados con antibiótico. En las explotaciones intensivas (feedlot, engorde a corral, tambos) la enfermedad es crítica ya que puede ocasionar importantes pérdidas porque los animales están hacinados, estresados y la transmisión es por vía respiratoria con altas dosis infectantes.

Patogenia

El virus se multiplica en las mucosas húmedas. En la enfermedad respiratoria el virus se multiplica en cavidad nasal y vía respiratoria superior, causando rinitis, laringitis y traqueitis. Por la vía del conducto lagrimal llega al ojo a los 6 días de haber penetrado el agente, causando lesiones a ese nivel, principalmente conjuntivitis. Desde la mucosa nasal puede propagarse a través del nervio trigémino periférico hacia el ganglio trigémino, causando una encefalitis. La invasión sistémica (viremia corta, transitoria) del virus va seguida de localización en distintos tejidos. En hembras preñadas llega, transportado por leucocitos, a la placenta y desde allí, por la circulación materno-fetal, al feto causando aborto unos 60 días post-infección. La infección en el último tercio de la preñez puede provocar aborto, natimorto y nacimiento de terneros débiles. En la forma genital en las hembras, las pústulas aparecen a las 48 horas del ingreso del agente por vagina. Desde la zona genital el macho puede transmitir el virus (durante la monta) sin manifestar sintomatología clínica (subclínico). El toro pudo padecer previamente la forma respiratoria o sólo desarrollar una balanopostitis que es la que contamina el semen o más raramente una orquitis o epididimitis con azoospermia transitoria.

Sintomatología

El período de incubación es variable (2 días a varias semanas), dependiendo de la carga viral. En lotes de engorde o zonas endémicas, los signos de la enfermedad aparecen 10 a 20 días después del ingreso de los animales susceptibles. El aborto es común que ocurra entre el 5° y 8° mes de gestación, luego de una incubación de 3 a 10 semanas tras haber ocurrido un brote o pasaje de la forma respiratoria en las hembras gestantes. Una vez que el virus llega al feto se produce la muerte y expulsión en unos 9 días. Esta enfermedad puede expresarse con diferentes presentaciones clínicas, las que pueden superponerse o presentarse aisladamente como FORMA RESPIRATORIA, CONJUNTIVAL, GENITAL Y NERVIOSA. Forma respiratoria: se puede presentar en cualquier edad, comienza bruscamente con anorexia, fiebre (42°C), hiperexitabilidad, respiración rápida, disnea, secreción ocular y nasal, serosa primero, mucopurulenta después, conjuntivitis, salivación y tos seca (traqueal), la mucosa nasal se inflama y aparece rinitis, laringitis y traqueitis. El hocico y los ollares se vuelven hiperémicos, con incrustaciones que se secan y que cuando se arrancan dejan zonas rojas brillantes que le dan el nombre de ?nariz roja? a esta entidad. El curso puede durar una semana y recuperarse o continuar con complicaciones en las vías respiratorias bajas (bronconeumonías y neumonías) con pérdida de peso. Las lesiones que acompañan este cuadro son: inflamación y congestión de la mucosa respiratoria, petequias, exudado catarral o fibrinopurulento, membranas seudodiftéricas. Si se remueven las lesiones aparecen erosiones y úlceras en nariz, boca y tráquea. Los ganglios linfáticos regionales están inflamados y edematosos. Forma conjuntival: acompaña con frecuencia a la presentación respiratoria. Hay secreción ocular, serosa y abundante primero, mucopurulenta después; el lagrimeo a veces es tan grande que se marca como un canal sobre la mejilla; la conjuntiva se ve enrojecida y a veces hay opacidad corneal que comienza en el límite esclero-corneal. Forma genital (VPI-BPI): se presenta tanto en machos como en hembras. En las hembras produce vulvovaginitis pustular que puede cursar subclínicamente y pasar desapercibida o con dolor perineal que se manifiesta por el movimiento de la cola en látigo y ésta no vuelve a su posición normal después de orinar o defecar. La vulva y vagina se presentan edematosas, enrojecidas y brillantes, hay exudado vulvar mucopurulento, pústulas o placas de necrosis, blancas y húmedas en la mucosa genital. Cuando el virus tiene localización genital en la hembra, puede producir infertilidad, endometritis con acortamiento del estro y reducción de la tasa de concepción. La mortalidad embrionaria y el aborto son algunas de las secuelas más importantes. El aborto ocurre tras un período de incubación de 3 a 6 semanas y si bien puede darse en cualquier momento de la gestación, es más común entre el 4° y el 8° mes. Las vacas preñadas pueden abortar en cualquiera de las formas clásicas de la enfermedad o como consecuencia de una infección subclínica. A veces los fetos infectados al final de la gestación nacen muertos, mueren cuando son expulsados o sobreviven pocos días y de acuerdo al tiempo que demora la expulsión se pueden observar diferentes grados de lesiones. En los machos produce una balanopostitis pustular con llagas en el prepucio y pene con adherencias (parafimosis) que pueden causar infertilidad temporaria. La vulvovaginitis pustular infecciosa puede transmitirse por la monta natural y a veces por el hecho de que los bovinos olfatean la vulva de las hembras. Los toros que cubren vacas afectadas pueden adquirir la infección y a su vez transmitirla durante el servicio natural o inseminación artificial si se usa semen de toro infectado. Forma nerviosa: se presenta en animales jóvenes, de 6 meses a 2 años y se manifiesta con síntomas nerviosos como excitación, incoordinación de los movimientos, opistótonos, movimientos laterales de la cabeza, andar en círculo, rechinar de dientes, temblores. Luego sigue una etapa de depresión donde puede haber ceguera, los animales están quietos, ya sea parados o echados, apoyan la cabeza contra distintos objetos por el dolor cefálico, anorexia, deshidratación y finalmente permanecen en decúbito lateral hasta que mueren. Esta presentación tiene una baja morbilidad pero una alta letalidad. Las lesiones asientan en el sistema nervioso central con pérdida de consistencia de los hemisferios cerebrales y meninges vascularizadas. Otras presentaciones Enfermedad del tracto digestivo: se señalan diarreas y úlceras del epitelio de todo el tubo digestivo, acompañadas de un cuadro febril. Sistémica mortal en recién nacidos: en terneros recién nacidos infectados en la última fase de la gestación o poco después de su nacimiento, se da una forma sistémica de IBR febril, aguda y mortal con dificultad respiratoria, lesiones necróticas blancas en mucosa digestiva, peritonitis difusa y diarrea con lesiones típicas en el cuajar que no deben ser confundidas con leche coagulada.

Lesiones

(Ver Sintomatología)

Diagnóstico

De campo o clínico SE DEBE TENER SIEMPRE EN CUENTA LA PRESION DE LOS LABORATORIOS QUE VENDEN VACUNAS PARA ESTE TIPO DE ENTERMEDADES, QUE EN MUCHAS OCASIONES INDUCEN A PENSAR EN ESTA PATOLOGIA CON EL OBJETO DE LOGRAR MEJORAR SUS VENTAS. Es dificultoso en las formas respiratorias, inductora de aborto y nerviosa, por la variedad de causas etiológicas que pueden provocarlas. La rinotraqueitis aguda con sus típicas lesiones, conjuntivitis, temperatura y recuperación en pocos días sugieren esta forma de presentación. Igualmente ocurre con la forma genital. Para las otras formas uno puede orientarse por los datos obtenidos de la observación clínica y anamnesis pero deberá siempre complementarse con otras técnicas diagnósticas, para lo cual deberá remitirse material al laboratorio de diagnóstico. Diagnóstico diferencial Forma respiratoria ? Con neumonías bacterianas: bronconeumonía con tos, compromiso pulmonar (lesiones características) y buena respuesta a la terapia antibiótica. ? Con DVB (Diarrea Viral Bovina) hay lesiones erosivas en cavidad oral y ollares, sin rinitis ni tos. Es frecuente la presentación conjunta de IBR y DVB. ? Rinitis alérgica: aparecen estornudos, jadeos con disnea, descarga nasal espesa, a veces serosa-mucopurulenta, verde-naranja, sin temperatura. ? Fotosensibilización hepatógena por Pithomyces chartarum u otras especies de vegetales como mijo (Panicum), alfalfa (Medicago) y algunas malezas, especialmente después de lluvias torrenciales y altas temperaturas. ? Queratoconjuntivitis (Moraxella). ? Con Dyctiocaulus viviparus o lombriz del pulmón. Da una bronconeumonía con enfisema, bronquiectásia, edema pulmonar y la lesión suele tener forma triangular con el vértice donde ocurre el taponamiento bronquial por los parásitos. La presencia de larvas 1 en materia fecal, detectadas por el método de Baerman, confirma el diagnóstico. Presencia de abortos ? En IBR la muerte embrionaria o aborto puede aparecer en cualquier período de la gestación pero es más frecuente entre el 4° y 8° mes. ? DVB cuando ocurre en el primer 1/3 afecta la organogénesis (teratogénico) y nacen con lesiones como ataxia, ceguera y sin pelos por atresia del folículo piloso. ? Leptospirosis: abortos en último tercio de la preñez y muertes perinatales. Pueden aparecer ?tormenta de abortos? cuando ingresa un nuevo serovar. Confirmar con estudios de laboratorio. ? Trichomoniasis: ocasiona infertilidad transitoria, repetición de celos, mortalidad embrionaria y aborto hasta el 3° mes de gestación. Remitir muestras prepuciales al laboratorio de diagnóstico. ? Brucelosis: descartar por estudios de laboratorio. ?Forma encefálica ? Con Poliencefalomalacia (a veces coexiste con IBR). ? Con Listeriosis, Rabia, Pseudorabia y Fiebre Catarral Maligna. Forma conjuntival ? Queratoconjuntivitis: opacidad corneal que se inicia en el centro de la córnea a diferencia de IBR que es córneo-escleral. Suele estar asociado IBR a Moraxella bovis (ver Queratoconjuntivitis). ? Carcinoma escamoso de ojo (Cáncer de ojo), frecuente en ganado Hereford, puede ser unilateral. ? Hipoproteinemias: de cualquier origen (nutricional, parasitarias, etc.) producen conjuntivitis (que si no están complicadas cursan sin temperatura), epífora y ?marcado? por lagrimeo. Forma genital ? Por el aspecto de la mucosa su diagnóstico resulta relativamente sencillo. Remitir hisopados de mucosa afectada al laboratorio.

Producto

Descripción Vacuna contra la Rinotraqueitis Infecciosa Bovina. Indicaciones Para la prevención de las afecciones respiratorias, reproductivas y nerviosas de la Rinotraqueitis Infecciosa Bovina y de las afecciones digestivas, respiratorias. Dosis y vía de administración Segun marca coamercial. b) Problemas respiratorios, digestivos y nerviosos de los terneros:

Profilaxis

Es importante que las cabañas y centros de inseminación artificial que comercializan semen y/o reproductores, apliquen un plan de inmunización preventivo contra IBR y controles periódicos a todos los dadores de semen (por ejemplo cada 6 meses). Toros positivos a IBR deben controlase a cada salto eliminando el semen positivo. Semen negativo a IBR proveniente de toros IBR positivos (toros portadores) deben estar certificados. La inmunoprofilaxis se realiza mediante la vacunación preventiva de todos los bovinos susceptibles para prevenir las manifestaciones respiratorias, reproductivas y nerviosas de la IBR. Rodeos Generales En rodeos generales que no se vacunan contra IBR, donde se sospecha o confirma la presencia de la enfermedad y se quiere iniciar un Plan de Vacunación, se sugiere: Al inicio del plan sanitario (el primer año): vacunar todos los animales del rodeo mayores de 3 meses de edad con dos dosis con un intervalo de 30 días entre la primera y la segunda vacunación (primovacunación). Revacunar 6 meses después de la segunda dosis las categorías menores, la que al inicio del plan tenían 3 meses y 12 meses de vida respectivamente. Objetivos: ? Uniformar la inmunidad del rodeo ? Generar un adecuado pie de inmunidad. Al año de iniciado el plan de vacunación (el segundo año): Terneros: vacunar todos los terneros mayores de 3 meses de edad con dos dosis, con un intervalo de 30 días entre la primera y la segunda vacunación (primovacunación). Revacunarlos 6 meses después de la 2° (segunda) dosificación, de modo que lleguen a su primer año de vida con 3 vacunaciones, lo que constituye un adecuado pie de inmunidad. Luego revacunar anualmente con 1 dosificación antes del servicio. Feedlot: vacunar al ingreso todo el ganado que entra con dos dosificaciones: 1° vacunación: cuando ingresan al feed-lot. 2° vacunación: 30 días después de la primera. Invernada: vacunar al ingreso todo animal que entra a invernada con dos dosis. 1° vacunación: cuando ingresan a la invernada. 2° vacunación: 30 días después de la primera. Revacunar al año. Los esquemas de vacunación sugeridos con Bay-Vac® son orientativos, quedando a criterio del médico veterinario la aplicación o modificación de los mismos.

Tratamiento

Ninguna terapéutica se ha encontrado como eficaz durante el curso de la enfermedad. El uso de antibióticos puede evitar la instalación de infecciones secundarias.

Microfotografía electrónica del virus de la Rinotraqueitis Infecciosa Bovina.

Salivación.

Secreción nasal.

Secreción ocular.

Lesiones en mucosa nasal "Nariz Roja".

Lesiones en mucosa nasal "Nariz Roja".

Vulvovaginitis pustular.

Balanopostitis.

Aborto por IBR.