Mancha

Sinonimia

Carbunclo sintomático, mancha, gangrena enfisematosa, manquera, mancha de los terneros, pierna negra.

Definición

Es una enfermedad febril, telúrica, toxoinfecciosa, no contagiosa, producida por el Clostridium chauvoei que ataca a los bovinos jóvenes (de 3 a 24 meses de edad) y ocasionalmente a los ovinos y caprinos. Se caracteriza clínicamente por la formación de tumefacciones enfisematosas, serohemorrágicas y crepitantes en zonas de grandes masas musculares, cursando generalmente en forma sobreaguda.

Etiología

Clostridium chauvoei. Bacilo Gram positivo , anaerobio, móvil, sin cápsula, de 3-8 µ de largo por 0.5-0.7 µ de ancho, productor de gas y de esporo que deforma la bacteria (esporo oval y excéntrico que da al bacilo forma de raqueta de tenis). Estos esporos son muy resistentes ante condiciones adversas de frío, calor y desecación, manteniéndose viables en los cadáveres hasta 6 meses y en el suelo durante varios años.

Epizootiología

Generalmente afecta a bovinos jóvenes, de 3 a 24 meses de edad, aunque animales adultos (24 meses o más) también pueden padecer esta enfermedad. En cambio, los ovinos de cualquier edad pueden verse afectados. Es más frecuente en bovinos y ovinos que en equinos, porcinos y carnívoros. Los bovinos se contagian por vía digestiva al ingerir agua o pastos contaminados con los esporos del Cl. chauvoei, pudiendo éstos ingresar también por las heridas que se producen en los bovinos jóvenes durante el periodo de cambio de dientes, castración o traumáticas. La puerta de entrada para los ovinos suelen ser las heridas que se producen como consecuencia de la esquila, castración o corte de cola. Los bovinos afectados suelen tener buen estado general. Así como en los ovinos pueden ser frecuentes casos de enfermedad por infecciones puerperales, en los bovinos raramente se presenta esta situación. El mayor número de casos se registra durante los meses cálidos del año.

Patogenia

Se trata de una infección endógena. Se cree que los esporos ingresan a través del aparato digestivo, atravesando la mucosa con los macrófagos, llegando con la circulación sanguínea a los distintos tejidos del organismo. Permanecen en estado de infección latente hasta el momento en que encuentran condiciones favorables en los músculos (golpe, hematoma, desgarro, necrosis u otra) lo que ocasiona una disminución del potencial de óxido-reducción que lleva a la activación y multiplicación de las formas vegetativas productoras de toxina (alfa: letal y necrótica) y gas. Esto provoca la formación del edema gaseoso, inflamatorio, que rápidamente se extiende a todas las grandes masas musculares (espalda, lomo, grupa, cuello, costillares y otras). En la etapa de crecimiento, el tejido muscular presenta un bajo nivel de oxigenación lo que ayuda a la instalación del microorganismo, su multiplicación y producción de toxina. Por esta razón, la mancha es una enfermedad de presentación más frecuente en los animales jóvenes.

Sintomatología

El periodo de incubación es de 1 a 3 días, generalmente 12 a 24 horas, raramente llega a 5 días. Rápidamente aparece un malestar y aumento de la temperatura a 41 - 43° C, anorexia, apatía, depresión y una cojera aguda. A la inspección se observa manquera o renguera concordante con una tumefacción deformante ubicada en zona de grandes masas musculares (espalda, grupa) y otras veces en áreas que no originan claudicación como cuello o parrilla costal. Excepcionalmente, la lesión puede ubicarse en masas musculares menos voluminosas pero de gran actividad como lengua, psoas, diafragma y faringe. Al principio las tumefacciones son chicas y a la palpación se muestran calientes, dolorosas y crepitantes para transformarse en frías e indoloras más tarde. La piel de estas zonas está reseca, azul oscura, dura y apergaminada, a veces necrótica. Los ganglios linfáticos regionales están duros, voluminosos, congestivos y hemorrágicos. Los edemas se extienden constantemente y al cabo de unas pocas horas pueden alcanzar un volumen considerable. Posteriormente aparecen manifestaciones generales como dificultad respiratoria, taquicardia, cólicos, temblores y postración (toxemia). El descenso de la temperatura corporal (35-37°C) ocurre antes de la muerte, la que acontece tras un curso corto (generalmente de 12-24 horas), raramente superando los 4 días.

Lesiones

El músculo afectado se presenta como ?cocido?, oscuro, más bien seco, infiltrado con escaso exudado sanguinolento, espumoso, con burbujas de gas (esponjoso). Es característico el olor butírico (a manteca rancia). Al corte el músculo aparece jaspeado y el tejido conjuntivo subcutáneo e intermuscular está infiltrado con exudado serohemorrágico. La mancha se caracteriza por producir necrosis muscular en zonas extensas de músculo, con gas, lesión seca (poco exudado líquido) y crepitante a la presión. En la cara posterior del hígado y en los riñones pueden aparecer focos necróticos de color amarillo pajizo, derrames serosanguinolentos en el pericardio, en la cavidad pleural y peritoneal acompañado por pleuritis y pericarditis fibrinosa. La sangre es oscura pero coagula. La lesión bacteriana inicial es una celulitis con edema y hemorragia. Las fibras musculares se necrosan por acción de la toxina y la lesión de los vasos sanguíneos. El exudado y las burbujas de gas van disecando fascículos y fibras musculares que se necrosan. Al cuerear el cadáver, en la parte interna de la piel de la zona afectada aparece una mancha oscura (de ahí el nombre de la enfermedad) debido a la acción de la toxina.

Diagnóstico

Diagnóstico clínico Corresponde a los signos y síntomas clínicos anteriormente descriptos pero es relevante tener en cuenta: ? Edad del animal: generalmente (pero no excluyente) es jóven. ? Fiebre: 41° - 43° C. ? Tumoración: en grandes masas musculares. ? Claudicación: rengueras y/o manqueras. El cadáver entra rápidamente en putrefacción, se abalona y aparece con los miembros extendidos y pezuñas abiertas, divergentes. El lugar de la lesión (ej. grupa) cuando el animal muere, queda casi siempre hacia arriba. La remisión de material sospechoso al laboratorio de diagnóstico puede confirmar o descartar la presencia de la enfermedad. Diagnóstico diferencial Absceso o hematoma: generalmente no da signos de infección general, aparecen a cualquier edad y no son crepitantes. Se puede hacer punción exploratoria. Carbunclo bacteridiano: incoagulabilidad de la sangre, bazo totalmente alterado (con esplenomegalia, reblandecido, ?barro? esplénico); no está alterada la musculatura y afecta a animales de cualquier edad. Edema maligno o gangrena gaseosa: ataca a animales de cualquier edad, siempre existe correspondencia con heridas, el tejido más afectado es el conjuntivo subcutáneo que presenta mucho exudado líquido sanguinolento y gelatinoso. Intoxicaciones: ej. Pie de Festuca (Festuca arundinácea): 10 a 14 días después de la ingestión aparece la enfermedad con grave claudicación, seguida 2 semanas después por necrosis y gangrena de extremidades y cola por la acción de agentes vasoconstrictores. ej.: Melilotus: contiene cumarol que se transforma en dicumarol, causal de hemorragias. Con otras enfermedades que cursan con claudicación como Pietín (S. necrophorus), abscesos plantares, fiebre aftosa y trastornos metabólicos por deficiencias de selenio y/o zinc en los que también pueden aparecer trastornos locomotores. Coronitis y laminitis por BVD.

Producto

Descripción Vacuna contra el Carbunclo sintomático (Mancha), Gangrena gaseosa de los bovinos y Enterotoxemia. Indicaciones Inmunización contra Mancha, Gangrena gaseosa (C. septicum, C. chauvoei, C. perfringens), Enterotoxemia hemorrágica neonatal de terneros y corderos (C. perfringens tipo C), Enterotoxemia fulminante (C. perfringens tipo C) y Enfermedad del riñón pulposo (C. perfringens tipo D). Dosis y vía de administración segun marca comercial Presentación segun marca comercial Advertencias Agitar antes de usar. Conservar entre 4°C y 8°C. Temperatura de transporte no mayor de 15°C durante no más de 72 horas. Para lograr una buena respuesta inmunitaria, vacunar animales sanos, no agitados y desparasitados.

Profilaxis

Se realiza mediante la vacunación preventiva de todos los bovinos, ovinos y caprinos susceptibles. Se aconseja vacunar a los terneros y terneras a partir de los 3 meses de edad. Para adquirir una sólida inmunidad es conveniente repetir una segunda dosis 20-30 días después de la primera aplicación. Como los animales muertos por mancha son una importante fuente de contaminación, los cadáveres se deberán quemar o enterrar rápidamente y cubrir con cal. Otras alternativas de vacunación pueden ser las siguientes: Rodeos Generales Para generar una buena base inmunitaria (?pie de inmunidad?), es conveniente vacunar a los terneros a los 3 meses de edad con dos (2) dosis con 30 días de diferencia entre una y otra. En establecimientos con alto riesgo, donde la enfermedad es frecuente, continuar vacunando cada 3 - 4 meses hasta los dos (2) años de edad. En cierta circunstancias (de alto riesgo) la revacunación anual se emplea en animales adultos. Feed-Lot: Vacunar al ingreso todo lo que entra con dos (2) dosis con 20-30 días de diferencia entre ambas y continuar vacunando con una dosificación cada 3 - 4 meses hasta que abandonen el confinamiento. Tambos: En tambos, es conveniente tener una buena cobertura inmunitaria, vacunando todo el rodeo cada 3 - 4 meses. Invernada: Vacunar al ingreso todo lo que entra con dos (2) dosis con 30 días de diferencia entre una y otra. En establecimientos con alto riesgo, donde la enfermedad es frecuente, continuar vacunando cada 3 - 4 meses hasta los 2 años de edad. En ciertas circunstancias (de alto riesgo) la revacunación anual se emplea en animales adultos. Ante la presencia de un cuadro de Mancha en cualquier tipo de explotación vacunar a todos los animales del rodeo afectado para cortar el brote. Los Esquemas de vacunación sugeridos con Vacunas Bay-Vac® son orientativos, quedando a criterio del médico veterinario la aplicación o modificación de los mismos.

Tratamiento

La terapia se recomienda si el animal recién inicia la enfermedad. Si la enfermedad aparece como brote, con alta tasa de ataque, pueden tratarse con antibiótico, preventivamente, todos los animales del lote, a la vez que se los vacuna. Local: puede intentarse incidir la tumoración y lavarla repetidamente con sustancias que liberen oxígeno (agua oxigenada). General: Administrar antibióticos: PENICILINA ESTREPTOMICINA, OXITETRACICLINA LA

Deformación en masa muscular del miembro posterior.

Visión panoramica de una lesión extendida por grandes masas musculares.

Lesion de Mancha. Notese el aspecto del tejido muscular necrosado.

Lesión de mancha seccionada. Notese el aspecto del musculo necrosado, oscuro, como "cocido", con escaso exudado.

Histopatología de la lesión de mancha. Area de necrosis muscular infiltrada con burbujas de gas.