Galería de imágenes

Nombre
Sinonimia
Definicion
Etiologia
Epizootiologia
Patogenia
Sintomatologia
Lesiones
Diagnostico
Producto
Profilaxis
Tratamiento

Nombre  Arriba

Carbunclo

Sinonimia  Arriba

Carbunclo bacteridiano, ántrax, grano malo, fiebre carbunclosa, charbón, fiebre esplénica.

Definicion  Arriba

Es una enfermedad infecciosa, aguda, febril, septicémica, zoonótica y enzoótica, que afecta a los animales y al hombre, producida por la bacteria Bacillus anthracis. Clínicamente se caracteriza por producir síntomas de infección general (septicemia) y anatomopatológicamente por necrosis hemorrágica aguda de bazo, incoagulabilidad de la sangre (con salida de líquidos serosanguinolentos por aberturas naturales) y edema serohemorrágico en el tejido subcutáneo.

Etiologia  Arriba

Bacillus anthracis: bacilo GRAM +, aerobio-anaerobio facultativo, inmóvil, formador de esporos muy resistentes a la desecación, calor, frío y desinfectantes. Los esporos (forma de resistencia) se forman al abrir un animal muerto de carbunclo y se mantienen infectantes durante varios años (70 años), dando origen a los denominados “campos malditos”. Los esporos se destruyen con desinfectantes oxidantes o a 120° C durante 20’. Esta bacteria presenta en su estructura un antígeno capsular responsable de la patogenicidad porque impide la fagocitosis, neutraliza el poder bactericida del suero y hace incoagulable la sangre. También produce exotoxinas, responsables del edema y letalidad.

Epizootiologia  Arriba

Son huéspedes susceptibles los mamíferos en general (incluido el hombre) y los herbívoros en particular. En áreas endémicas hay tendencia a la presentación estacional (verano, otoño) aunque pueden ocurrir brotes esporádicos en cualquier época del año. Los pastos y aguas contaminados por secreciones y/o excreciones de animales enfermos constituyen una importante fuente de infección, al igual que los cadáveres carbunclosos. Durante el período septicémico de la enfermedad, los insectos hematófagos (tábanos, moscas bravas) pueden actuar como transmisores (vectores mecánicos). Las aves de rapiña también pueden funcionar como diseminadores al alimentarse sobre cadáveres infectados. Las harinas de carne, de sangre y de hueso pueden vehiculizar el agente infeccioso al igual que los cueros. Los suelos arcillosos, al saturarse, permiten que el agua refluya arrastrando esporos a la superficie desde las capas más profundas, aumentando así la oferta de esporos después de grandes lluvias. (inundaciones ). Las aberturas naturales de un animal muerto por carbunclo (ollares, boca, ano, vulva) son importantes vías de eliminación del Bacillus anthracis.

Patogenia  Arriba

Los esporos ingresan por vía oral con los alimentos y/o agua contaminados y en el intestino se transforman en formas vegetativas que atraviesan la mucosa y se multiplican en los macrófagos y ganglios. Luego pasan al sistema circulatorio dando una bacteriemia y septicemia temprana; se multiplican activamente en el bazo alterando el parenquima esplénico. (esplenomegalia) Finalmente, se produce una septicemia tardía que lleva a la muerte del animal por acción de su toxina a nivel del centro respiratorio.

Sintomatologia  Arriba

Período de incubación: 1- 5 días. Esta enfermedad puede manifestarse de diversas formas: Forma sobreaguda o carbunclo fulminante MUERTE SUBITA De presentación frecuente en bovinos, ovinos y cabras con aparición súbita y curso rápidamente mortal. Se da al principio de un brote y las víctimas manifiestan temblores, tambaleo repentino, dificultad respiratoria, convulsiones y muerte, muchas veces sin mostrar síntomas previos de enfermedad . El curso es tan rápido que sólo dura unas pocas horas. Forma aguda y subaguda Estas presentaciones, común en vacunos, ovinos y equinos, cursa con aumento de la temperatura (42 °C) y un periodo de excitación primero, seguido de un periodo de depresión después, espasmos, tambaleo y disnea. Cesa la rumia, se reduce la producción de leche y las hembras preñadas pueden abortar. Por las aberturas naturales pueden aparecer derrames sanguinolentos que contienen formas infectivas del bacilo. En diferentes partes del cuerpo como faringe, pecho, flancos y vientre pueden aparecer edemas. Hacia el final del curso aparecen convulsiones y se produce la muerte. Los equinos pueden manifestar en esta etapa fiebre, escalofríos, cólicos, diarreas sanguinolentas (sangre oscura de difícil coagulación), tumefacciones edematosas en partes bajas como cuello, esternón, abdomen y genitales externos, muriendo en 1 a 2 días en la forma aguda o en 3 a 5 días en la presentación subaguda. Forma crónica Se observa principalmente en los porcinos y ocasionalmente en bovinos y equinos. El síntoma predominante es una marcada tumefacción de la garganta y lengua (forma faríngea) y presencia de un derrame espumoso teñido de sangre por la boca. Los porcinos también pueden manifestar una presentación fulminante o septicémica como se da en los rumiantes. Forma cutánea o localizada o carbunclo externo Se presenta con frecuencia mayor en bovinos y equinos por penetración del agente vía externa a través de heridas. Estos casos pueden a veces generalizarse y llevar a la muerte.

Lesiones  Galería de Imágenes  Arriba

Por tratarse de una zoonosis grave para el hombre, no es conveniente hacer la necropsia. Si la misma se realizara tomar todas las medidas correspondientes para evitar contagios. Las alteraciones anatómicas por la septicemia carbunclosa se caracterizan por hemorragias en la mayoría de los órganos, infiltraciones sero-gelatinosas y derrames en los tejidos subcutáneo, submucoso y subseroso. El bazo es uno de los órganos más afectados. Aparece friable, aumentado de tamaño, lleno de sangre oscura y de consistencia pastosa (barro esplénico). La sangre deja de coagular rápidamente y su color es más oscuro que lo normal (como alquitrán), observándose arrojamientos sanguíneos por ollares y ano en el animal ya muerto. En el tejido conjuntivo subcutáneo y en las cavidades serosas se forma un edema gelatinoso, hemorrágico. En el intestino delgado se presentan lesiones locales de enteritis hemorrágica, las más graves en las placas de Peyer. Inflamación aguda en cuajo e intestino grueso. El cadáver se descompone rápidamente y se hincha en forma muy marcada.

Diagnostico  Arriba

Diagnóstico clínico Es importante realizar una buena anamnesis. Deberá sospecharse de carbunclo cuando los animales mueren repentinamente. Los signos clínicos no se aprecian en la forma sobreaguda y sí en las de curso más prolongado (aunque en la mayoría de los casos, a campo, difícilmente hayan observado los síntomas). En bovinos se sospechará de carbunclo cuando aparezcan hemorragias por aberturas naturales, hematuria y edemas unidos al síndrome fiebre. En los porcinos, el edema faríngeo y de cuello es orientativo para el diagnóstico. Ante la sospecha de carbunclo no es prudente hacer la NECROPSIA para evitar la infección (zoonosis) y la dispersión de las formas vegetativas que producirán una contaminación del suelo con esporos del bacilo, los que se mantienen viables durante varios años. El cadáver rápidamente (30 minutos) entra en rigidez, la temperatura continúa aumentando (44°C - 45°C); se abalona, los miembros se presentan levantados, estirados y con las pezuñas divergentes; aparece sangre oscura, incoagulable por aberturas naturales. Si hay muerte con convulsiones, el suelo alrededor del cadáver queda marcado por el pedaleo. Diagnóstico etiológico Para lograr la correcta identificación del agente etiológico es necesario contar con la ayuda del laboratorio de diagnóstico. Diagnóstico diferencial En bovinos • Hemoparásitos: Babesia y Anaplasma (tristeza bovina): Ictericia hemolítica, hemoglobinuria, esplenomegalia sin alteración del parenquima, buena coagulación sanguínea, evolución lenta dando un curso clínico más largo. Se observan las babesias y/o anaplasmas en frotis sanguíneo. • Intoxicaciones sobreagudas Por picaduras de víboras: edema en puerta de entrada. Por ingestión de pastos tóxicos: anamnesis y presencia de pastos tóxicos en el potrero (ej. Melilotus porque contiene dicumarol causal de hemorragias); intoxicación cianhídrica por plantas cianogenéticas. • Hemoglobinuria bacilar infecciosa Hay hemoglobinuria, ictericia, anemia, orina color amarronada. Infarto anémico con centro necrótico en el hígado, visible desde la superficie del órgano. • Infecciones virales (DVB, IBR) o bacterianas (Enterotoxemia con muerte súbita) cuando cursan con manifestaciones nerviosas. • Con mancha y gangrena gaseosa. En ovinos • Enterotoxemia Curso sobreagudo, coincide con cambios bruscos de dietas, hay glucosuria, buena coagulación sanguínea y los afectados son animales en buen estado.

Producto  Arriba

Descripción Vacuna contra el Carbunclo bacteridiano. Indicaciones Prevención del Carbunclo bacteridiano. Dosis y vía de administración Bovinos y equinos segun marca comercial Vía subcutánea. Presentación segun marca comercial

Profilaxis  Arriba

Los animales que han muerto por carbunclo no deberían ser abiertos y tendrían que ser incinerados. Si se hace necropsia (no se aconseja) tomar los recaudos necesarios para no diseminar el agente y evitar contagios. Recordar que esta enfermedad se transmite al hombre (zoonosis) . No colocar animales sin vacunar en potreros donde hayan muerto animales por carbunclo ni tampoco alimentar animales con pasturas provenientes de esos potreros. El carbunclo se controla mediante la vacunación (inmunización activa) de todos los animales a partir de los 3 meses de edad, repitiendo anualmente la dosificación. En áreas con alta infecciosidad (ej. campos malditos) es conveniente repetir la vacunación cada 4 - 6 meses, vacunando todos los bovinos del establecimiento (y otros rumiantes también). Vacunar todos los bovinos que ingresan al establecimiento. No mantener animales susceptibles sin vacunar para que no mueran y sean diseminadores. En campos inundables o bañados por arroyos y ríos la profilaxis por vacunación (en campos que hubo casos) no podrá suspenderse nunca. Una vez diagnosticada la noxa en un establecimiento, el plan de vacunación contra carbunclo deberá mantenerse durante 15-20 años. Otras alternativas de vacunación pueden ser las siguientes: En carbunclo manejar el concepto de vacunar todos los animales, todos los años. En establecimientos con antecedentes o problemas de Carbunclo (cría o tambo) se sugiere vacunar a todo el rodeo cada 4-6 meses, de forma tal de alcanzar una buena base inmunitaria, especialmente previo a épocas de lluvias que es cuando se movilizan los esporos presentes en el suelo. En Feed-Lot: vacunar todo lo que entra al ingreso. En invernada: vacunar todo lo que entra al ingreso y revacunar anualmente. Tambo: vacunar a partir de los 3 meses de edad y revacunar anualmente. Ante un brote de Carbunclo se debe vacunar todo el rodeo en forma inmediata (para cortar el problema) y en forma urgente cambiar el rodeo a otro potrero, revacunándolo a los 7-15 días.

Tratamiento  Arriba

Cuando se inicia la enfermedad, el tratamiento puede tener éxito si se trata con antibióticos. OXITETRACICLINA LA